Recomendaciones para un viaje a Islandia

Recomendaciones para un viaje a Islandia (Reykjavik)


Vista desde Perlan Museum. La mejor panorámica sobre Reykjavik.

Basado en experiencias propias durante la estancia de una semana en uno de los países más interesantes en los que he estado. No fue una escapada de vacaciones, sino de trabajo, aunque aprovechamos bien el tiempo. Aquí solo hablo de los momentos de ocio.


El viaje se realizó en el mes de mayo, por lo que prácticamente hay luz durante las 24 horas del día. Todo lo contrario de lo que sucede durante los meses de invierno. La desventaja es que en "verano" no se puede disfrutar de las auroras boreales.

La lluvia y el frío forman parte de la vida cotidiana de en toda la isla, así que cuando empieces a acostumbrarte deja de molestar y hasta crea cierto tipo de confort junto al paisaje urbano y natural.

El vuelo



Lo primero que habría que hacer (si se puede) es planear el viaje con suficiente antelación para encontrar vuelos económicos. En nuestro caso nos decidimos por la compañía Norwegian, con salida desde Gran Canaria, destino Keflavik, haciendo escala en Madrid. De hecho es una de las compañías aéreas que más satisfacciones me ha dado con respecto al binomio calidad/precio.

En Islandia hay una hora menos que en Canarias y dos horas menos que en Madrid.

Encontrar un vuelo económico es fundamental, ya que Islandia es uno de los lugares más caros del mundo para vivir. Esos altos precios son debidos a que prácticamente todo lo tienen que importar. Muy clarificador es que el precio medio de un café es de aprox. 4€/5€ en cualquier cafetería/bar.

Básicamente no hace falta llevar dinero en efectivo ni cambiar en divisas, ya que se puede pagar en todos los sitios con tarjeta de crédito/débito sin problemas y sin comisiones.

Para calcular muy aproximadamente el valor en Euros de una compra, basta con dividir la cantidad entre 100. La divisa es la corona islandesa (ISK).

Recomiendo Reykjavik como "campamento base", dado que se trata de la capital del país. Desde ese punto se pueden realizar todo tipo de excursiones sin problemas y a diario. La oferta es muy amplia. Eso sí, conviene comparar precios entre las distintas compañías y agencias que ofertan esas excursiones. Muchas veces ocurre que se paga más de la cuenta por no mirar bien.

El clima

El tiempo a finales de mayo corresponde a cambios bruscos entre lluvia, viento, sol y frío. Puede cambiar cada 10 minutos. Si es verdad que el abrigo es fundamental. No se te ocurra llevar paraguas, porque con el viento se vuelve totalmente inservible. Mucho mejor es ponerse ropa térmica, chubasquero y calzar unas buenas botas.




Lo que me ha encantado, es que dentro de los establecimientos y de las casas, la temperatura no la suben de forma exagerada (como pasa casi siempre en muchos otros lugares, incluidos España).

Si te gusta la fotografía, es buena idea disponer de un equipo fotográfico resistente a la lluvia. La temperatura media es de unos 7ºC de día y 4ºC de "noche". En mi caso y dado que no fue un viaje "fotográfico", me llevé la Lumix LX100 (no es estanca, pero la lluvia, si no es un muy intensa, no le afecta).




La Gente

Creo que junto a Dublin, en Reykjavik me he topado con la gente más amable y simpática del norte de Europa. Siempre dispuestos a ayudar y sin complicarse la vida, sonriendo, con humor y muy buen rollo. Me recuerda mucho a las sensaciones que tuve en Belgrado.

Son muy cafeteros y les encanta la lectura.

Te toparás con muchos españoles que están muy a gusto trabajando en Finlandia (a pesar del clima) y no quieren ni oír hablar de volver a España.


 
Estas fotos son del Icelandic Street Food. Precios asequibles, muy buena calidad y dulces gratis (muy muy ricos) de postre.

Importante: prácticamente el 100% de la población habla inglés.


El alojamiento

La oferta de alojamientos en la ciudad es apabullante y sus precios también. En nuestro caso y como básicamente usamos el alojamiento como lugar de descanso (sin necesidad de servicios añadidos), nos hemos decantado por uno de los más económicos que encontramos en Booking.

No suelo dar datos del alojamiento, pero en esta ocasión si creo que es más que recomendable optar por un Guesthouse. Nos decidimos por una habitación doble (con baño privado) en el Guesthouse Pavi. Totalmente recomendable y de las mejores opciones calidad/precio. No te dejes engañar por el exterior del edificio. Las habitaciones están reformadas, son espaciosas y cómodas. Eso sí, la hora de entrada es a partir de las 15 horas y la salida antes de las 10 de la mañana.



A la llegada hay que llamar por teléfono a un número para que te entreguen la llave. Un trámite que no tiene problemas al disponer de roaming (el coste de la llamada es el mismo que en España).

El agua

No cometas el mismo error que nosotros como novatos y vayas a comprar agua al supermercado. No hay agua más pura y limpia que la que sale de cualquier llave. Sin residuos, sin olores, muy fresca y rica.

En todos los sitios puedes beber agua gratis y te la dan siempre para acompañar cualquier comida. De hecho, el agua en Islandia no tiene coste (ni la fría, ni la caliente). No te extrañe que las separe, porque el agua fría no tiene nada que ver con la caliente.

El agua fría llega de los glaciares y la caliente desde el subsuelo volcánico, estando llena de minerales y azufre (de ahí el olor a huevos podridos que a veces sale de las tuberías). Al principio choca un poco ese olor, pero luego te acostumbras. Y además es un agua magnífica para bañarse y/o ducharse.



Las comidas

Comer en un restaurante de Reykjavik tiene un coste medio de 50€ a 60€ por cabeza (menú de 2 platos y postre). El precio de una hamburguesa suele rondar los 20€ y una cerveza no baja de los 7€. Así que a menos que quieras/puedas gastarte un dineral, la opción más económica es ir a comprar a los supermercados locales como el Bonus, que es el más barato de todos. Ahí encontrarás comida preparada, frutas, aperitivos y una gran selección de bocadillos y sandwiches que pueden sacarnos de un apuro (muy recomendables para llevar a las excursiones). 

 

A continuación hago un resumen de los sitios a los que si se puede ir a comer bien y sin remordimientos (aparte de las compras en el supermercado para desayunar, etc.):

Para probar una de las comidas típicas en Islandia y no temer una bancarrota, hay que pedir unas sopas que se sirven dentro de un pan, al que le quitan la miga. Al final también se come el pan con mantequilla. ¡Riquísimos! Recomiendo el Svarta Kaffid.


 

Estar en Reykjavik y probar los perritos calientes del Baejarins Beztu Pylsur es un "must". Se trata de un kiosko (casi siempre con gente haciendo cola y sacando fotos) que se encuentra muy cerca del muelle antiguo. El truco está en sus salsas y por supuesto en su precio ("solo" 4€ por perrito). Por ese sitio han pasado muchos artistas, presidentes, actores, etc. de medio mundo.



Y luego está uno de mis sitios preferidos, que es el Reykjavik Chips. Una pequeña tasca que solo vende patatas fritas con una selección de salsas a elegir. Es increíble que sean tan buenas. Totalmente recomendables y aunque parezca mentira, no cansa su sabor. Si no te son suficientes las salsas, tienes unos botes en la entrada con diferentes especias muy ricas.


  

Otro sitio muy recomendable, si te gusta el sabor oriental, tipo ramen thai, hay que probar en el Noodle Station. Solo tienen 3 sopas distintas (vegetal, con carne o con pescado). Pueden hacerlas muy muy picantes. Realmente ricas y contundentes.


  

Por cierto, cuando llegas del aeropuerto de #Keflavik a #Reykjavik, lo más probable es que el autobús te deje en la pequeña estación de BSI Bus Terminal. Si aterrizas con hambre, nada mejor que probar el menú del día que tengan en el pequeño restaurante de la propia estación. Además hablan perfectamente español. Recomiendo el churrasco con patatas y la sopa.


 

Para terminar con esta selección de sitio para el buen comer a "precios razonables", no me puedo olvidar del Saegreifinn (con la mejor sopa de marisco) en el muelle viejo,


un delicioso Pad Thai y los mejores "fish and chips" en el Yummi Yummi,


  



ni tampoco del Bastard Brew and Food (no lo encuentro en Tripadvisor), en el que se puede estar durante largas horas escuchando buena música y disfrutando de auténticos platos exquisitos. Éstos van desde tacos mexicanos, ensaladas, pasando por hamburguesas y su propuesta más exitosa, una tabla con carnes asadas con salsa BBQ y patatas fritas. Se trata del mejor sitio para celebrar una "ocasión especial" durante el viaje.

     


De paseo por Reykjavik

La cuidad es pequeña y muy muy cómoda para callejear y pasear. En Reykjavik vive más del 70% de la población de toda Islandia. Sorprende la amplitud de sus aceras, calzadas y la buena educación al volante de sus conductores. Algo que llama la atención son los modelos de alta gama y sobre todo los todoterreno, que solo son comparables en tamaño con los que podemos ver en EEUU y en Canadá.


 


La calle principal es también la arteria más importante de la ciudad, se llama Laugavegur. En todo su recorrido se puede encontrar lo más destacado y prácticamente todos los puntos de interés del lugar (incluyendo todos los bares, restaurantes, oficinas de información, tiendas, supermercados, etc.).




Una de las cosas que más llaman la atención es el incontable número de tiendas de souvenir, de oficinas turísticas y de bares. Solo existe un único centro comercial y está en las afueras de la ciudad. Si eres fan de #McDonalds o #BurgerKing, Islandia definitivamente no es para ti, porque no hay ni una sola franquicia de estos dos gigantes del fast food. Pienso que es por una cuestión de políticas de precios (sería inviable vender hamburguesas a los precios estándar de esas compañías en este país).


   


  

 

 

 

 

Este edificio (auditorio, sala de conciertos y eventos) es el HARPA, uno de los más espectaculares que he visto en mi vida. De visita obligatoria con una buena cámara de fotos.

Las excursiones

Desde Reykjavik parten las excursiones más interesantes hacia cualquier lugar de Islandia. Dado que no disponíamos de mucho tiempo libre nos decidimos por 3 de las salidas diarias más solicitadas. El mejor lugar para hacer las reservas de estas excursiones es en la oficina turística del ayuntamiento:




1. Golden Circle Classic Tour (8 horas)

Tour imprescindible que te descubre las zonas geotermales más importantes, con los géiser más activos de Stóri Geysir, la zona volcánica de Kerid, la cascada impresionante de Gullfoss y el Parque Nacional Protegido de Pingvellir (zona impresionante, en la que podemos observar como chocan las placas tectónicas del continente americano con el europeo, amén de haber sido el escenario de rodaje de varios episodios de Juego de Tronos).

Como bónus también probamos un exquisito helado artesanal en Efstidalur y vimos de cerca a los preciosos caballos autóctonos de Islandia, cuya raza está muy protegida.



 

 

 

 


2. South Shore Adventure (11 horas)

Muy recomendable también esta excursión que nos lleva a visitar la zona sur de Islandia y su volcán inpronunciable Eyjafjallajökull (cuya última erupción en 2010 creó el caos aéreo en toda Europa), las impresionantes cascadas de Skógafoss y Seljalandsfoss, asimismo nos quedamos impresionados con el glaciar de Sólheimajökull, la peligrosa playa de arena negra y acantilados de Reynisfjara, al lado del bonito pueblo de Vik.


 

 

 

 



3. Puffin Watching (1 hora)

Quizás debido al mal tiempo, a la época de cría, a las condiciones del mar, etc. es la excursión que menos nos ha aportado.

Se sale en barco desde el muelle viejo en un trayecto que dura aprox. 15 min. para llegar a la isla protegida de Akurey Island para ver a este curioso y gracioso pájaro, muy parecido a los pingüinos, que se llama Puffin o Frailecillo.

A menos que lleves una buena cámara y un buen tele muy luminoso, es muy difícil ver a uno de esos graciosos Frailecillos. Su tamaño no supera los 25cm y a los barcos no se les está permitido acercarse mucho a la isla, por lo que es muy difícil verlos, incluso con los prismáticos que te prestan en el barco. Además estaba lloviendo, así que la excursión casi casi fue poco menos que inútil. Eso si, pasamos un rato divertido con el capitán contando cuentos y chistes. En total fue una excursión que duró aprox. 1 hora.


 

Resumen

Mi resumen se puede escribir en 4 palabras: ¡Quiero volver a Islandia! con más tiempo.😅

Comentarios